Todas las entradas de: Luisa Santamaría Ramírez

Acerca de Luisa Santamaría Ramírez

Ayudante de Biblioteca en la Biblioteca Pública de Segovia, coordinadora de las Secciones Infantil y Juvenil Miembro de la Junta Directiva de SEDIC

El género epistolar en la literatura infantil (II)

En este artículo me voy a centrar únicamente en obras que son completamente epistolares, presentando tres álbumes que utilizan este recurso de tres maneras diferentes: el intercambio de cartas entre emisor y receptor a lo largo de un periodo de tiempo; una sola carta de un emisor a un receptor en un momento puntual donde se narran distintos acontecimientos; por último, un conjunto de cartas breves enviadas por una niña a su familia, de la que está separada, a lo largo de un año.  Con su lectura, el lector participa de la complicidad entre ambos agentes, entre quien escribe y quien recibe, a la vez que la historia adquiere la pátina de credibilidad característica de este género epistolar.

MI PRINCESA HIMILCE, SIEMPRE TUYO, ANÍBAL

Rocío Martínez es la autora e ilustradora de este álbum publicado por Thule en 2016. La narración está sustentada por las cartas que se intercambian la princesa Himilce y su esposo Aníbal, separados por la segunda guerra púnica. A través de su lectura, el lector es espectador de los sucesos que se van desarrollando y del vínculo sentimental entre ambos. El hecho de que los personajes sean reales le confiere aún más credibilidad a la historia, aunque esta sea una recreación ficcionada. Por su parte, la ilustración completa la información que se van intercambiando Himilce y Aníbal, a la vez que  nos sitúa en la época. Realizada en tinta sepia, acuarela y témpera sobre papel Arches teñido con té rojo, representa perfectamente el estilo pictórico de las cerámicas y la escultura íbera de la Hispania del siglo III antes de Cristo en la zona alicantina.

QUERIDA TÍA AGATHA

Querida tía Agatha es un texto formado por una sola carta: la que escribe Louise contando a su tía cómo transcurre la vida cotidiana para ella y sus hermanas, Emma y Alice, durante su ausencia. Sin embargo, lo que en el texto es normalidad, en las ilustraciones es todo lo contrario. El diálogo es constante entre palabra e imagen y, aunque nada de lo que se dice es mentira, la ilustración nos dará una visión absolutamente diferente de los sucesos. 

El álbum, escrito e ilustrado por Beatriz Martín Vidal, fue publicado por Thule en 2017. Podemos destacar en él la utilización de los paratextos, ya que la carta comienza en la propia portada: “Querida tía Agatha: espero que estés disfrutando del viaje. Por aquí todo va bien. Estamos cuidando unas de otras, y también de la casa”. A partir de ese momento, la imaginación asalta las páginas del libro. La carta, que por definición hemos dicho que proporciona realismo al texto, está acompañada de unas imágenes absolutamente fantasiosas, enmarcadas dentro de un ambiente victoriano.

LA JARDINERA

Este álbum está escrito por Sarah Stewart e ilustrado por David Small. Se publicó en 1997, consiguiendo el New York Times Book Review Notable Children’s Book of the Year y en 1998 el Caldecott Honor Book. A España llega de la mano de la editorial Ekaré en 2012.

La jardinera nos cuenta un fragmento de la vida de Lydia Grace Finch, un momento importante de su vida, cuando tiene que abandonar a su familia para irse a vivir con su tío Jim. Deja la granja, con sus flores y su huerto, para ir a una gran ciudad con un familiar al que no conoce y nunca ha visto. Durante la Gran Depresión ocurrida en la década de los años 30 en los Estados Unidos muchos fueron los niños que tuvieron que separarse de sus familias, incapaces de mantenerlos. 

La particularidad de este texto es que Sarah Stewart ha elegido el género epistolar para mostrarnos en primera persona las sensaciones y los sentimientos de la protagonista. Un acierto, sin duda, para situarnos en la vida de una niña en ese momento histórico, y otorgarle un hálito de realidad a la narración. Lydia escribe cartas a su familia dando cuenta de su nueva forma de vida y sus nuevos amigos; cartas en una sola dirección porque no se nos muestra las que ella recibe, aunque sí dan noticia de la recepción de noticias de su familia, incluido el envío de bulbos  y semillas que se convertirán en coprotagonistas de esta historia. El texto va acompañado de ilustraciones con una paleta de ocres y pasteles que le confiere una pátina de delicadeza solo rota por los trazos en negro que perfilan los contornos.

Bibliografía

Martínez, R. (2016). Mi princesa Himilce, siempre tuyo, Anibal. Thule Ediciones

Martín Vidal, B. (2017). Querida tía Agatha. Thule Ediciones

Stewart, S. y Samll, D. (2012). La jardinera. Ediciones Ekaré

El género epistolar en la literatura infantil (I)

Las cartas, cuya función principal es la comunicación entre un emisor y un receptor, formaban parte del ámbito privado de los individuos, entre ellos, los escritores. Sin embargo, la recopilación, selección y edición de estos mensajes nos ha permitido adentrarnos en su cotidianidad y sentimientos más profundos. Fragmentos de papel que nos han abierto las puertas a una intimidad que, muchas veces, no ha sido aprobada por quien las escribió ni recibió. 

En el ámbito infantil, fueron un género ampliamente utilizado en el sistema pedagógico y acercaron a los niños no solo a la cultura escrita, ya que su intención educativa era doble: por un lado, enseñarle a estar en la sociedad, a interiorizar y comprender sus normas y conjunto de valores a la vez que participa en dicha sociedad desde la posición que ocupa; por otro lado, se le invita a la introspección, generando una imagen de sí mismo que es la que se ofrece en la carta. 

Generalmente, eran utilizadas para comunicarse con sus familias, de las que estaban separados, y en las que enviaban noticias y recibían recomendaciones. Esta separación podría deberse a muchos factores, principalmente socioeconómicos, pero también debido a las contiendas; muestra de ello son las cartas de los niños españoles exiliados a México o a Rusia durante nuestra Guerra Civil. Sin embargo, estas no eran las únicas cartas que escribían. Existía otro tipo de carta escrita habitualmente por los niños y dirigida a una persona a la que se le pedía un favor por estar en una situación social y económica superior: a profesores, gobernantes e incluso personajes ficticios como el Ratoncito Pérez.

Aunque en la actualidad las cartas han perdido su función comunicativa sustituyéndose por otros medios, principalmente digitales, no han desaparecido del escenario de la literatura infantil, como podría suponerse. María Victoria Sotomayor, en su artículo “El género epistolar” publicado en CLIJ en 1998, analiza las obras de este género clasificándolas de la siguiente manera: 

  • La carta como motivo del relato, como objeto de la trama
  • La carta como recurso narrativo, intercalada en el relato
  • La carta como género en obras completamente epistolares

Independientemente del uso narrativo de la carta, lo que siempre introduce es la idea de verosimilitud, de inclusión de un fragmento de realidad en la trama de ficción, haciendo del lector un cómplice secreto. 

Bibliografía

Blas, V. S. (2015). Autobiografías en miniatura. Apuntes y reflexiones sobre la correspondencia infantil. Revista Tempo e Argumento, 7(15), 42-70.

Yeste Martínez, Á. (2018). Érase una vez un cuento que se convirtió en mito: las cartas de los niños/as del siglo XXI al Ratón Pérez. Master Thesis, Universidad Nacional de Educación a Distancia (España). Facultad de Educación

Blas, V. S. (2017). Las cartas de los “niños de Rusia”: diarios de a bordo de un exilio sin retorno. Revista Brasileira de Pesquisa (Auto) biográfica, 2(5), 268-289.

Sierra, V. (2012). Palabras huérfanas: los niños y la Guerra Civil. Taurus.

Sotomayor Sáez, M.V. (1998). El género epistolar. CLIJ. Cuadernos de literatura infantil y juvenil, /11(109), 7-19

La poesía infantil y la transcendencia de las fronteras lingüísticas

Luisa Santamaría Ramírez

«Los infantes viven en el reino de la rima consonante»
Federico Martín Nebras

La poesía infantil es ese reino de la memoria de una voz, de una cadencia primordial que es vínculo primigenio no solo con el idioma sino también con el origen identificador del propio yo. Reinado de la imaginación creadora también, que a partir de la imagen, de la metáfora, elabora un mundo donde todo es posible, donde los sentidos se entrelazan y el disfrute viene de la mano del juego.

Pero si hay algo que caracteriza a la poesía infantil es la rima, que proporciona al texto la musicalidad y el color. La rima que nos conduce por las palabras y por las emociones provocadas, ligada siempre a la armonía, que va conformando la vida del niño, su imaginación y sus recuerdos.

En su pequeño mundo infantil, el niño va aprendiendo a hablar mientras “traduce” a términos conocidos. A medida que va reconociendo más términos, se va enriqueciendo, literariamente también, y disfrutando del juego de la escucha y la lectura. Esta traducción no es diferente de la que se realiza entre dos lenguas distintas porque, apunta Octavio Paz, “en lenguas distintas los hombres dicen siempre las mismas cosas.” Esta “universalidad del espíritu” la encontramos en la poesía infantil: necesidades, experiencias, miedos,… conforman un universo donde todos se reconocen. 

La traducción, por tanto, de poesía infantil, no entraña dificultad en su acercamiento a los temas, sino en la construcción de la rima. “La postura del traductor debe ser respetar, antes que el significado, la musicalidad del texto” (Pastor y Morilla, 1998: 615-616). El buen traductor será, por tanto, aquel cuyo “…punto de llegada es un poema análogo, ya que no idéntico, al poema original”,  en palabras de Octavio Paz.

Cubierta de El cerdito guarrete y algún amiguete. (Imagen cedida por José Luis Torrego)

Para ilustrarlo con un ejemplo, nos acercamos al poema de José Luis Torrego “El cerdito guarrete”, de su poemario infantil “El cerdito guarrete y algún amiguete”, publicado por Lastura en 2017, del que están preparando su edición en lengua gallega. “O porquiño cerello e algún amigo parello” es el resultado de la traducción de Eladio Mejuto en colaboración estrecha con el autor para conseguir mantener la rima, la musicalidad, y el sentido del poema original.

El cerdito guarreteO porquiño cerello

Cuando come nunca usa
tenedores
y se mete
con las manos y a puñados
en la boca los filetes.
Su mamá de dice: hijito,
come despacito,
mastica el filete
o todos te llamaremos
cerdito guarrete.
Cuando llega el postre,
la tarta
y el sorbete,
¡se lo traga tan de golpe!
¡se le hinchan los mofletes!
Su mamá le dice: hijito,
poco a poco,
con esos churretes
todos te llamaremos
cerdito guarrete.
La mamá es puro grito:
¡Pero, hijito,
Con lo limpios que somos
en la familia Cerdito!
¡… y esos berretes!
Anda, vete
corriendo a lavar la cara
¡como un cohete!
O todos dirán: ¡mira,
esa es la familia
del cerdito guarrete!

Cando xanta non utiliza
o tenedor e metese
ca man a presadas
na boca os filetes.
A sua nai dille, meu fillo,
xanta a modo,
que embulleste todo
ou imos chamarte
no noso concello
o porquiño cerello.
Mais ao chegar o postreiro,
as filloas ou as orellas,
embullao todo enteiro!
medranlle as meixadelas!
A sua nai dille: meu filliño,
a modiño,
ca con isos lamparós
chamaremoste no noso concello
o porquiño cerello.
A nai nun puro berro:
pero, filliño,
e nos ca somos moi limpos
na familia dos porquiños!
… e ti cas larafuzas!
Anda, vai
Dille a sua nai
correndo a limpar a cara
ou todos han decir:
no noso concello
isa é a familia
do porquiño cerello!

Bibliografía
López Valero, A., Jerez Martínez, I., y Encabo Fernández, E. (2010). Aproximación a la poesía infantil. Murcia: Universidad de Murcia. Recuperado de: https://digitum.um.es/digitum/handle/10201/17374

Luján Atienza, Á. L. (2016). “Algunas consideraciones sobre la métrica de la poesía infantil española contemporánea”. Rhythmica: revista española de métrica comparada, 14, 23-63.

Pastor, C. M. M., y Morillas, E. (1997). “La rima en la traducción de poesía infantil: Las filastrocche italianas”. En La palabra vertida: investigaciones en torno a la traducción: actas de los VI Encuentros Complutenses en torno a la Traducción (pp. 615-620). Madrid: Editorial Complutense.

Paz, O. (1971). Traducción: literatura y literalidad. Barcelona: Tusquets [En: Cervantes Virtual]

Ramos, M. C. (2012). “Lectura de poesía en la escuela: el pez que no se ve”. Revista Cuatrogatos. Recuperado de: www. cuatrogatos. org/articulolecturadepoesiaenlaescuela. html.
Torrego, J. L. (2017). El cerdito guarrete y algún amiguete. Madrid: Lastura