Archivo por meses: noviembre 2020

Literatura digital infantil: un modelo interactivo de lectura

Belén Mateos Blanco

La literatura infantil digital materializada en libros app cobra cada vez mayor protagonismo entre los primeros lectores y, por tanto, resulta conveniente fijar unos rasgos que la definan como tal además de establecer una serie de criterios que faciliten a educadores y docentes su selección y valoración. 

Las creaciones aglutinadas en torno al concepto de literatura infantil digital se distinguen por su carácter multimodal −a caballo entre la página y la pantalla− y multisensorial −texto, imagen, música…−. Este tipo de obras que fomentan entre los nativos digitales (Prensky, 2001) la imaginación y la creatividad a través del uso de diferentes dispositivos electrónicos poseen ciertas ventajas desde el punto de vista didáctico. 

Según Marqués (2014), este modelo de aprendizaje facilita el acceso a múltiples fuentes de información y formaciónpuesto que los alumnos no dependen de un único soporte; además, estos cuentan con la colaboración y el apoyo de otros compañeros gracias a la facilitación de entornos colaborativos en red que permiten compartir impresiones y actividades vinculadas a la lectura. Las tabletas, los libros electrónicos y los móviles inteligentes como principales dispositivos de acceso y uso de estos libros app se caracterizan por ser fácilmente portables y multifuncionales, lo cual favorece que los alumnos desarrollen mecanismos autónomos de exploración, acercamiento y descubrimiento de la lectura.

Antes de potenciar el uso de libros app en los entornos de aprendizaje escolar y familiar conviene tener en cuenta que este tipo de obras literarias digitales deben poseer un valor añadido respecto a sus homólogas en papel. Entre los requisitos deseables y reseñables destacarían: una navegación simplificada vinculada a la limitación de los estímulos auditivos −ambos encaminados a focalizar la atención en el objetivo real de la app, la lectura−, ofrecer distintas opciones de personalización en lo que a modelos de lectura se refiere, pero también de selección de temas acorde con los gustos, preferencias e intereses de los usuarios que incluyen la personalización de los propios protagonistas. 

Para realizar esta tarea de discriminación y evaluación de libros app educadores y docentes pueden apoyarse en webs especializadas como la ApptkFrikisd, la Leoteca o Eduapps; estas páginas no solo pretenden crear una comunidad de lectores dirigida a compartir sugerencias y experiencias adecuadas a distintos grupos de edades, etapas educativas e intereses lectores, sino también a ejercer de orientadoras y guías en la selección del dispositivo, el sistema operativo y la comercializadora que proporciona el acceso y la compatibilidad con el libro app, así como la metodología, tendencias y seguridad acorde con las necesidades del alumnado. 

Tras este somero análisis de la génesis de la literatura infantil digital podemos extraer varias conclusiones. En primer lugar, que el uso de este tipo de aplicaciones en el aula de educación infantil puede suponer un reto para los docentes al enfrentarse a la formación de nativos digitales. Consecuentemente, para afrontar y paliar posibles dificultades será necesario que los profesores realicen un estudio previo del contexto educativo y expongan el uso de libros app como mediadoras de su función y no como sustitutas de la misma. 

Por otro lado, la introducción de estos libros app como herramienta didáctica de aproximación a la literatura resulta motivadora para los primeros lectores, lo cual favorece su implicación en el proceso de enseñanza-aprendizaje; este hecho, repercute a su vez en una mayor eficacia y eficiencia del rendimiento académico, sin perder de vista que la difusión social de las competencias digitales posibilita la información e inclusión de los padres en el ámbito educativo. 

Finalmente compartimos con García-Rodríguez y Gómez-Díaz la idea de que la literatura infantil digital

puede convertir en una importante aliada para conseguir la formación de lectores competentes, que conozcan y sepan moverse con desenvoltura entre todo tipo de textos, acostumbrados a leer en distintos formatos, avezados en surcar diferentes vías y canales, preparados para saltar de uno a otro cuando la lectura lo precise. (2019: 29)

Bibliografía

García-Rodríguez, A, y Gómez-Díaz, R. (2019). “Mediación docente en lectura digital: criterios para la valoración de libros app infantiles” en Lectoescritura digital. Ministerio de Educación y Formación profesional: pp. 29.30.

Marqués, P. (2014). Metainvestigación DIM-EDU 2013-2014 sobre el uso educativo de las tabletas digitales. Portal de las tabletas digitales y los libros de textos digitales

Prensky, M. (2001). “Digital natives digital inmigrants”. On the horizon, 5 (9): 1-6.