Archivo por meses: diciembre 2020

El cuento tradicional y los estereotipos de género I: la descripción de la apariencia física

Andrea Arranz Morejón

Aproximémonos primero al concepto de estereotipo de género. Según González (1999), son “creencias consensuadas sobre las diferentes características de los hombre y mujeres en nuestra sociedad. Este conjunto de creencias tiene una gran influencia en el individuo, en su percepción del mundo y de sí mismo y en su conducta” (1999, p. 84). Otros autores como Ros (2013) o Morales y López (1993) simplifican el concepto afirmando que se trata de la generalización que se hace sobre un individuo en base a ser hombre o mujer. Dicho estereotipo viene dado por las peculiaridades biológicas diferentes de ambos sexos y por el género, haciendo alusión a características y comportamientos típicos de hombres y mujeres como su apariencia física, su forma de actuar, su voz, su forma de vestir o hablar, etc. (Reig y Mancinas, 2010).

Hemos realizado una investigación acerca de la presencia de los estereotipos de género en los cuentos tradicionales de Charles Perrault (“Maese Gato o el Gato con Botas”, “Cenicienta o el zapatito de cristal”, “Caperucita Roja” y “Pulgarcito”), Hans Christian Andersen (“El Patito Feo”, “El traje nuevo del emperador” y “La Sirenita”),  los hermanos Grimm (“La Bella Durmiente”, “Hänsel y Gretel”, “La Cenicienta” y “La mesita, el asno y la estaca encantados”) y Antonio Rodríguez Almodóvar (“Blancaflor”, “Los tres toritos”, “Perico Malastrampas”, “Mariquilla ríe perlas” y “El que me pega, se pega”).

La metodología que se lleva a cabo es mixta, empleando tanto técnicas cualitativas como cuantitativas. Para el análisis hemos seguido tres ítems: la descripción de la apariencia física, las acciones que realizan y las características psicológicas y los comportamientos. Estos tres apartados se analizan tanto en los personajes femeninos como en los masculinos. En esta entrada nos centraremos en la descripción del aspecto físico.

Gráfico 1. Aspecto físico de la mujer. Fuente: elaboración propia.

Podemos observar que existe un prototipo de mujer hermosa y dulce donde en algunos cuentos se la describe con abundante y larga cabellera, ojos azules y piel blanca y suave. La mujer también es elegante ya que tiene buen gusto como en ocasiones se describe. Aunque también nos encontramos a mujeres que son descritas como feas y malvadas; tratándose de aquellos personajes que van en contra de la mujer bella y que siempre son los mismos: brujas, madrastras y hermanastras, dándose así un arquetipo. Con esto queda establecida la estrecha relación que existe entre el concepto belleza y la mujer. Este hecho nos lleva a la conclusión de que la mujer es vista como un objeto decorativo, “se singulariza a la mujer por su aspecto físico, por sus atributos externos. El cuerpo se transforma en un objeto admirado por el entorno” (Romero, Álvarez y Heredia, 2020, p. 77). Asimismo, la mujer es representada como delicada tanto físicamente como psicológicamente, pues siempre tiene que ser salvada por un hombre ya sea un príncipe o incluso por sus hermanos como en el cuento de “Los tres toritos”. Además, se muestra a una mujer que carece de personalidad. Esta pasividad adscrita al género femenino no viene más que reforzar la querencia a la negación de la mujer como persona, como entidad activa y pensante, dueña de sus propios actos. Se le relega siempre al poder omnipotente del hombre.

En contraposición a la mujer nos encontramos a un hombre que, además de un aspecto físico impecable, posee una fuerte personalidad. Se trata de un prototipo de hombre hermoso, joven y fuerte que destaca por ser agradable, gentil, sagaz, valiente, bueno y encantador; aunque también destaca por cualidades como el orgullo, la violencia y la arrogancia, las cuales se consideran como normales y positivas en el hombre (hecho que no sucedería si habláramos de una mujer). Asimismo, es necesario destacar que cuando se describe a un hombre o animal macho como feo, este siempre tiene una evolución para llegar a convertirse en hermoso como, por ejemplo, en la historia del “Patito Feo”.

Bibliografía

González, B. (1999). Los estereotipos como factor de socialización en el género. Comunicar, 1279-88.

Morales, J. F., y López, M. (1993). Bases para construcción de un sistema de indicadores sociales de estereotipia de género. Psicothema, 1 (5), 123-132.

Reig, R., y Mancinas, R. (2010). Dibujos animados: estereotipos de género. Chasqui, Revista Latinoamericana de Comunicación, 11179-83.

Romero, M. F., Álvarez, E., y Heredia, H. (2020). Princesas millennials: arquetipos femeninos en la literatura infantil del tercer milenio. En N. Ibarra-Rius (coord.). Identidad, diversidad y construcción de la ciudadanía a través de la investigación en educación literaria (pp. 73-84). Barcelona: Octaedro

Ros, E. (2013). El cuento infantil como herramienta socializadora de género. Cuestiones Pedagógicas, 22, 329-350.