Archivo por meses: febrero 2021

El cuento tradicional y los estereotipos de género III: la mujer como género débil

Andrea Arranz Morejón

Finalizamos esta serie sobre estereotipos de género con la última categoría analizada, aquella que hace referencia a la visión de la mujer como género débil y a la representación masculina del poderoso y forzudo.

Podemos observar que la mujer es presentada como el género débil pues se la describe como una persona delicada, asustada, compasiva, enamoradiza, inocente, triste, silenciosa, llorona y soñadora (en el sentido de ilusa). Llama especialmente la atención la cantidad de veces que la mujer llora a lo largo de los relatos, hecho que muestra la debilidad de las mujeres en estos cuentos. Además, la mujer es descrita tan sumamente frágil hasta el punto de que se la critica por desmayarse al ver a sus hijas muertas justificando que es un recurso habitual que las mujeres emplean en situaciones así, como si se tratase de una situación normal que maten a tus hijas. A continuación, se puede observar el gráfico correspondiente al análisis de esta última categoría.

Figura 1: la mujer como género débil. Fuente: elaboración propia

En contraposición a la mujer, el hombre es considerado el género fuerte, puesto que es representado como fuerte, orgulloso, valiente y violento. Este último adjetivo resulta importante en tanto que el hecho de pegar a una mujer le hace ser fuerte, se presenta como algo habitual y hace que la mujer este subordinada al hombre. Este hecho se puede observar en el siguiente ejemplo de Pulgarcito: “La amenazó con pegarla si no se callaba” (Perrault, .

En definitiva, hemos comprendido la inmensa cantidad de estereotipos de género presentes en los cuentos tradicionales y la relevancia que este hecho supone puesto que puede convertirse en un verdadero peligro para la formación de los niños. Esto se debe a que, al contemplar a dichos personajes pueden tomarlos como modelos a los que imitar y, así, adquirir los roles de género tradicionales establecidos. Por ello, es fundamental conocer los estereotipos de género y romper con ellos a través de la explicación de estos si leemos cuentos tradicionales o mediante los numerosos cuentos actuales que ya rompen con dichos estereotipos e incluso con los arquetipos literarios como en Kika Superbruja, donde la bruja ya no es el prototipo feo, gordo y malvado. Algunos ejemplos de estos cuentos son ¡Vivan las uñas de colores!Edu se viste de princesaLas princesas también se tiran pedosEl niño que no quería ser azul, la niña que no quería ser rosaYo quiero ser futbolista… o noYo no quiero ser princesa, etc.

Concluimos con un pensamiento de Michelle Bachelet, ex Presidenta de Chile y primera directora de la agencia ONU Mujeres, “La igualdad de género ha de ser una realidad vivida”.

Bibliografía

Perrault, C. (1983). Pulgarcito, Cuentos de antaño (pp. 157-172). Madrid: Anaya.