Archivo por meses: julio 2021

El arquetipo del monstruo en la narrativa infantil contemporánea

Belén Mateos Blanco

El estereotipo del monstruo como protagonista de la narrativa infantil ha experimentado cambios sustanciales vinculados a la categorización planteada por Cervera (1992): literatura ganada, literatura creada para los niños y literatura instrumentalizada. Mientras que en la primera el monstruo malvado y tenebroso crea escenarios e historias terroríficas que durante generaciones fueron aprovechadas por padres, maestros y educadores para instigar temor y modelar así el comportamiento y las actitudes de los más pequeños, hoy en día, el rol de este particular personaje ha evolucionado de manera muy significativa (Baby, 2016).

            Una revisión del mercado editorial que incluye la literatura creada específicamente para la infancia así como aquella que sirve de herramienta y vehículo para su aprendizaje y cuyo protagonista es el monstruo nos ha permitido por un lado, identificar y justificar los propósitos de esta mutación en las características genéricas de los personajes fantásticos y, por otro, fijar unos patrones, personalidades y objetivos concretos capaces de catalogar los tipos de monstruos que protagonizan el cuento y el álbum ilustrado contemporáneo de acuerdo con el siguiente esquema:

Figura 1: Clasificación y roles en las narrativas sobre monstruos. Fuente: elaboración propia.

En el marco de la literatura creada hemos rastreado cuentos y álbumes ilustrados protagonizados por monstruos para identificar la variedad de roles adquiridos por este personaje y, finalmente, poder determinar seis categorías: 1. El patrón anclado a la tradición, el clásico monstruo que asusta y aflige a los niños −No alimentes al monstruo (2019), Monstruosa sorpresa (2015)o El monstruo de los monstruos (2014)−, 2. Aquel monstruo al que se le atribuyen características positivas, aun conservando ese punto desconcertante que favorece que el lector permanezca atento a la historia ante un posible imprevisto −Soy un monstruo cuando aprendo (2019) o El divertido caos de los monstruos (2005)−, 3. Los que tratan el miedo a lo desconocido y alimentan la imaginación a través de mundos mágicos que conviven −Yo mataré monstruos por ti (2011) o Donde viven los monstruos (2014)−, 4. Aquellos que pretende fomentar la diversión con el objetivo de hacer pasar un buen rato a los niños. Este enfoque lúdico se consigue mediante la ruptura del estereotipo del monstruo aterrador −Monstruos patas arriba (2015) o Papá monstruo (2015)−, 5. Los que vehiculan la educación en valores y emocionarios −El Grúfalo (2016), La hija del Grúfalo (2015) o Camuñas (2012)− y 6. Los encargados de abordar temas controvertidos que afectan a la infancia: el maltrato infantil y cómo en el amor, la alegría y respeto reside la fuerza y el poder para vencer a estos monstruos −El monstruo transparente… da miedo ¡de verdad! (2019) o Tres monstruos (2005)−.

En el ámbito que atañe a la literatura instrumentalizada hemos contemplado los libros de conceptos y conocimientos sobre monstruos. Los primeros se aprovechan de la curiosidad que suscitan los monstruos para ayudar a los niños a adquirir nociones como los colores, las formas o las partes del cuerpo, entre muchos otros, por ejemplo, Este no es mi monstruo(2019) o ¿Quieres tocar a un monstruo? (2017) Del mismo modo, lo libros de conocimientos se sirven de este personaje para dirigir y profundizar en el aprendizaje de temas de interés para el niño, una buena muestra es la que reúne la Colección Pequemonstruos. En esta categoría también incluiríamos aquellas ediciones que trabajan rutinas de forma indirecta para que los niños asimilen como gestionar esas situaciones cotidianas con títulos como El monstruo fastidioso, El monstruo del sueño o El monstruo hambriento todos ellos publicados en 2017. 

El estudio de las obras enmarcadas en los catálogos presentados nos permite afirmar que, en la actualidad, los monstruos que inundan las páginas de cuentos y álbumes ilustrados poseen personalidades variopintas que pretenden ser reflejo y respuesta de la diversidad que caracteriza las aulas de los centros educativos. La querencia de la narrativa actual es la de dejar atrás a ese ser monstruoso que amedrentaba a los niños, otorgándole características humanas que estos bien podrían identificar en sí mismos. 

Consecuentemente, el monstruo que habita la literatura infantil actual amplia el espectro del monstruo más allá del “ser que presenta anomalías respecto a su especie, o también puede tratarse de un ser fantástico, excesivamente grande, feo y/o extraordinario, que causa espanto, muy cruel y perverso” (DRAE, 2021); así, este adquiere nuevas significancias como la representación de la dualidad humana encarnada en el bien y el mal (Jung, 1995) o la transmutación e identificación con los personajes fantásticos que favorecen la superación de los miedos y el desarrollo de la personalidad (Bettelheim, 1994).

Tras este somero análisis podemos concluir que la participación del monstruo en todas sus facetas y personalidades en la literatura infantil resulta más que apropiado como vía de escape por la cual el niño tenga la posibilidad de resolver, soltar, y extraer todas esas angustias que almacena en su interior. Desde el entorno educativo podemos contribuir a esa liberación de inquietudes, ansiedades, miedos, etc. si consideramos que no hay mejor forma de enseñar que guiando y ayudando a los niños a desarrollarse de manera integral.

Bibliografía

Baby, G. (12 de junio de 2016). ¿Para qué sirven los monstruos? El encanto del terror. Obtenido de La Naciónhttps://www.lanacion.com.ar/opinion/para-que-sirven-los-monstruos-el-encanto-del-terror-nid1907507

Bettelheim, B. (1994). Psicoanálisis de los cuentos de hadas. Barcelona: Crítica.

Cervera, J. (1992). Teoría de la literatura infantil. Bilbao: Ediciones Mensajero.

DRAE. (2020). Obtenido del Diccionario de la Real Academia Española de la lengua: https://dle.rae.es/monstruo

Jung, C. (1995). El hombre y sus símbolos. Barcelona: Paidós.