Archivo por meses: septiembre 2021

El género epistolar en la literatura infantil (I)

Las cartas, cuya función principal es la comunicación entre un emisor y un receptor, formaban parte del ámbito privado de los individuos, entre ellos, los escritores. Sin embargo, la recopilación, selección y edición de estos mensajes nos ha permitido adentrarnos en su cotidianidad y sentimientos más profundos. Fragmentos de papel que nos han abierto las puertas a una intimidad que, muchas veces, no ha sido aprobada por quien las escribió ni recibió. 

En el ámbito infantil, fueron un género ampliamente utilizado en el sistema pedagógico y acercaron a los niños no solo a la cultura escrita, ya que su intención educativa era doble: por un lado, enseñarle a estar en la sociedad, a interiorizar y comprender sus normas y conjunto de valores a la vez que participa en dicha sociedad desde la posición que ocupa; por otro lado, se le invita a la introspección, generando una imagen de sí mismo que es la que se ofrece en la carta. 

Generalmente, eran utilizadas para comunicarse con sus familias, de las que estaban separados, y en las que enviaban noticias y recibían recomendaciones. Esta separación podría deberse a muchos factores, principalmente socioeconómicos, pero también debido a las contiendas; muestra de ello son las cartas de los niños españoles exiliados a México o a Rusia durante nuestra Guerra Civil. Sin embargo, estas no eran las únicas cartas que escribían. Existía otro tipo de carta escrita habitualmente por los niños y dirigida a una persona a la que se le pedía un favor por estar en una situación social y económica superior: a profesores, gobernantes e incluso personajes ficticios como el Ratoncito Pérez.

Aunque en la actualidad las cartas han perdido su función comunicativa sustituyéndose por otros medios, principalmente digitales, no han desaparecido del escenario de la literatura infantil, como podría suponerse. María Victoria Sotomayor, en su artículo “El género epistolar” publicado en CLIJ en 1998, analiza las obras de este género clasificándolas de la siguiente manera: 

  • La carta como motivo del relato, como objeto de la trama
  • La carta como recurso narrativo, intercalada en el relato
  • La carta como género en obras completamente epistolares

Independientemente del uso narrativo de la carta, lo que siempre introduce es la idea de verosimilitud, de inclusión de un fragmento de realidad en la trama de ficción, haciendo del lector un cómplice secreto. 

Bibliografía

Blas, V. S. (2015). Autobiografías en miniatura. Apuntes y reflexiones sobre la correspondencia infantil. Revista Tempo e Argumento, 7(15), 42-70.

Yeste Martínez, Á. (2018). Érase una vez un cuento que se convirtió en mito: las cartas de los niños/as del siglo XXI al Ratón Pérez. Master Thesis, Universidad Nacional de Educación a Distancia (España). Facultad de Educación

Blas, V. S. (2017). Las cartas de los “niños de Rusia”: diarios de a bordo de un exilio sin retorno. Revista Brasileira de Pesquisa (Auto) biográfica, 2(5), 268-289.

Sierra, V. (2012). Palabras huérfanas: los niños y la Guerra Civil. Taurus.

Sotomayor Sáez, M.V. (1998). El género epistolar. CLIJ. Cuadernos de literatura infantil y juvenil, /11(109), 7-19