Archivo por meses: enero 2022

La metaficción en la literatura infantil

Mostrar libros, lectores y distintas situaciones de lectura en los textos dirigidos a los más pequeños es una manera de incitar a leer.

Jesús Díaz Armas

Lucía Borrero (2000) define la metaficción como “el tipo de ficción que pone en evidencia sus mecanismos de funcionamiento interno y reflexiona sobre sí misma”. El texto metaficcional se caracteriza por el uso de la intertextualidad y la discontinuidad narrativa, así como la ruptura en la narración a través del cambio de nivel de los personajes  o la interpelación directa del narrador al lector, la parodia, la mezcla de texto no literarios… Para William Mayne “se trata de un proceso mental que va de ver a comprender y saber”. Este lector, por tanto, está más cercano a la lectura eferente que a la estética, a la vez que necesita bagaje lector previo, ese intertexto lector (Mendoza, 2001) que hace posible la detección de las relaciones intertextuales y su incorporación en el proceso interpretativo.

Portada e interior de Los cuentos entre Bambalinas. ©Gilles Bachelet y ©Thule

Con respecto a la literatura infantil, este género todavía todavía suscita reticencia, argumentando que es demasiado difícil para los niños. Los textos metaficcionales, como hemos visto anteriormente, a menudo llaman la atención sobre su propio artificio a través de la parodia o inversión de otros textos, géneros y discursos. Estas estrategias dependen del reconocimiento por parte del lector del texto, género o discurso parodiado y, por lo tanto, asumen ciertos niveles de competencia literaria e interpretativa. Detrás de gran parte de la metaficción para niños hay un sentido elevado del estatus de la ficción como una forma elaborada de juego, es decir, un juego con códigos y convenciones lingüísticas y narrativas (McCallum, 2018). Para Cecilia Silva-Díaz (2006), el uso de estos recursos implica una concepción de “lector familiarizado  con los medios de comunicación, la publicidad y la utilización de formas paródicas, el zapping y que es eficiente en múltiples medios”.

No solo en el texto se aprecian estas marcas metaficcionales, en lo que respecta a la imagen podemos encontrar (Moss, 1990): 

  • sinsentido visual al presentar ilustraciones imposibles
  • camuflaje de elementos ilustrados
  • alusiones que equivalen a hipertextualidad
  • juego con el punto de vista e ilustraciones incompletas
Portada de El mejor libro del mundo para aprender a dibujar una vaca. ©Hèléne Rice y Ronan Badel ©BFE.

Un recurso muy empleado en este tipo de libros es la utilización también de los paratextos, eliminándose las fronteras entre ellos y el texto. 

Los textos metaficcionales, por tanto, son un reto para el lector, que está obligado a hacer una lectura de descubrimiento y reconocimiento, lo que proporciona una gran motivación y favorece la implantación del hábito lector.

BIBLIOGRAFÍA

Borrero, L. (2000), Narrativas de fin de siglo para niños y jóvenes. Revista latinoamericana de literatura infantil y juvenil-Relalij, 12, jul-dic, págs. 6-15

Armas, J. D. (2003). El libro dentro del libro: aspectos de la metaficción en la literatura infantil y juvenil. AILIJ. Anuario de Investigación en Literatura Infantil y Juvenil, (1).

McCallum, R. (2018). Metaficciones y obra experimental. En Enciclopedia internacional complementaria de literatura infantil (págs. 587-598). Routledge.

Mendoza Fillola, A. (2001). El intertexto lector. https://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/el-intertexto-lector-0/html/01e1dd60-82b2-11df-acc7-002185ce6064_2.html

Moss, G. (1990). Metafiction and the Poetics of Children’s Literature. Children’s Literature Association Quarterly, 15(2), 50-52.

Rosenblatt, L.M. (2003). La literatura como exploración. Fondo de Cultura Económica

Silva-Díaz, M. C. (2006). Libros que enseñan a leer álbumes metaficcionales y conocimiento literario. Universitat Autònoma de Barcelona.