El género epistolar en la literatura infantil (II)

En este artículo me voy a centrar únicamente en obras que son completamente epistolares, presentando tres álbumes que utilizan este recurso de tres maneras diferentes: el intercambio de cartas entre emisor y receptor a lo largo de un periodo de tiempo; una sola carta de un emisor a un receptor en un momento puntual donde se narran distintos acontecimientos; por último, un conjunto de cartas breves enviadas por una niña a su familia, de la que está separada, a lo largo de un año.  Con su lectura, el lector participa de la complicidad entre ambos agentes, entre quien escribe y quien recibe, a la vez que la historia adquiere la pátina de credibilidad característica de este género epistolar.

MI PRINCESA HIMILCE, SIEMPRE TUYO, ANÍBAL

Rocío Martínez es la autora e ilustradora de este álbum publicado por Thule en 2016. La narración está sustentada por las cartas que se intercambian la princesa Himilce y su esposo Aníbal, separados por la segunda guerra púnica. A través de su lectura, el lector es espectador de los sucesos que se van desarrollando y del vínculo sentimental entre ambos. El hecho de que los personajes sean reales le confiere aún más credibilidad a la historia, aunque esta sea una recreación ficcionada. Por su parte, la ilustración completa la información que se van intercambiando Himilce y Aníbal, a la vez que  nos sitúa en la época. Realizada en tinta sepia, acuarela y témpera sobre papel Arches teñido con té rojo, representa perfectamente el estilo pictórico de las cerámicas y la escultura íbera de la Hispania del siglo III antes de Cristo en la zona alicantina.

QUERIDA TÍA AGATHA

Querida tía Agatha es un texto formado por una sola carta: la que escribe Louise contando a su tía cómo transcurre la vida cotidiana para ella y sus hermanas, Emma y Alice, durante su ausencia. Sin embargo, lo que en el texto es normalidad, en las ilustraciones es todo lo contrario. El diálogo es constante entre palabra e imagen y, aunque nada de lo que se dice es mentira, la ilustración nos dará una visión absolutamente diferente de los sucesos. 

El álbum, escrito e ilustrado por Beatriz Martín Vidal, fue publicado por Thule en 2017. Podemos destacar en él la utilización de los paratextos, ya que la carta comienza en la propia portada: “Querida tía Agatha: espero que estés disfrutando del viaje. Por aquí todo va bien. Estamos cuidando unas de otras, y también de la casa”. A partir de ese momento, la imaginación asalta las páginas del libro. La carta, que por definición hemos dicho que proporciona realismo al texto, está acompañada de unas imágenes absolutamente fantasiosas, enmarcadas dentro de un ambiente victoriano.

LA JARDINERA

Este álbum está escrito por Sarah Stewart e ilustrado por David Small. Se publicó en 1997, consiguiendo el New York Times Book Review Notable Children’s Book of the Year y en 1998 el Caldecott Honor Book. A España llega de la mano de la editorial Ekaré en 2012.

La jardinera nos cuenta un fragmento de la vida de Lydia Grace Finch, un momento importante de su vida, cuando tiene que abandonar a su familia para irse a vivir con su tío Jim. Deja la granja, con sus flores y su huerto, para ir a una gran ciudad con un familiar al que no conoce y nunca ha visto. Durante la Gran Depresión ocurrida en la década de los años 30 en los Estados Unidos muchos fueron los niños que tuvieron que separarse de sus familias, incapaces de mantenerlos. 

La particularidad de este texto es que Sarah Stewart ha elegido el género epistolar para mostrarnos en primera persona las sensaciones y los sentimientos de la protagonista. Un acierto, sin duda, para situarnos en la vida de una niña en ese momento histórico, y otorgarle un hálito de realidad a la narración. Lydia escribe cartas a su familia dando cuenta de su nueva forma de vida y sus nuevos amigos; cartas en una sola dirección porque no se nos muestra las que ella recibe, aunque sí dan noticia de la recepción de noticias de su familia, incluido el envío de bulbos  y semillas que se convertirán en coprotagonistas de esta historia. El texto va acompañado de ilustraciones con una paleta de ocres y pasteles que le confiere una pátina de delicadeza solo rota por los trazos en negro que perfilan los contornos.

Bibliografía

Martínez, R. (2016). Mi princesa Himilce, siempre tuyo, Anibal. Thule Ediciones

Martín Vidal, B. (2017). Querida tía Agatha. Thule Ediciones

Stewart, S. y Samll, D. (2012). La jardinera. Ediciones Ekaré


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.